Microneedling (dermapen)

Dermapen - microneedling
Solicita visita. Dinos qué día prefieres para tu próxima visita
Realizada con
1
micropen de gran precisión
Eficaz para
2
objetivos: prevenir arrugas y/o mantener la piel joven
Terapia de
3
sesiones durante un trimestre
Microneedling (dermapen)

¿Qué es el microneedling (dermapen)?

Dermapen es un tratamiento que estimula la producción de colágeno mediante múltiples micropunciones (microneedling).

Realizadas a la profundidad necesaria, las micropinciones abren pequeños canales que el organismo se encarga de recuperar sintetizando el colágeno, esencial para la salud y la calidad de los tejidos al reforzarlos y dotarlos de firmeza.

¿En qué casos se realiza?

A partir de los 25 años, la producción natural de colágeno comienza a disminuir. Por ello, Dermapen se puede realizar, a partir de esta edad, a pacientes que busquen conservar la textura y la luminosidad de la piel.

Dermapen para pieles jóvenes

Dermapen puede comenzar a aplicarse en pieles jóvenes, a partir de los 25 años

Asimismo, suele utilizarse como terapia preventiva o de mantenimiento en personas con una piel joven que, sin embargo, quieren evitar que se marque en ella el paso del tiempo.

Exámenes previos

Antes de realizar el tratamiento es preciso un completo examen y evaluación personalizada del paciente.

También se realizan fotografías para valorar el estado del paciente antes y después del tratamiento.

Durante el tratamiento

Dermapen es un tratamiento que se realiza en consulta, de forma indolora y mínimamente invasiva para el paciente.

El experto en estética aplica una pomada anestésica antes para evitar posibles molestias. Tras ello, se realizan las micropunciones a una profundidad controlada, por todo el rostro, lo que induce la producción de colágeno.

Se recomiendan unas 3 sesiones iniciales, de 20 minutos de duración cada una, en un intervalo mínimo de 4 semanas. A partir de aquí y en función del paciente, se aconseja un mantenimiento semestral o anual.

Tras el tratamiento

Al finalizar el tratamiento, la piel puede quedar enrojecida las primeras horas, con un efecto similar a cómo se ve después de tomar el sol. Al día siguiente, recobra su color habitual.

El paciente puede incorporarse de forma inmediata a su actividad cotidiana. No se requieren bajas ni cuidados especiales, aunque se recomienda no usar maquillaje en así como evitar las saunas, baños turcos y piscinas las siguientes 24 horas. Es especialmente importante proteger la piel del sol y mantenerla correctamente hidratada. Unos días después, puede presentarse una leve descamación en algunas zonas de la cara.

El resultado puede apreciarse a partir de la semana de tratamiento. El efecto irá desapareciendo progresivamente, debido a la tendencia natural del organismo, aunque su duración dependerá, también, del paciente y de sus cuidados para la piel.