Parálisis oculomotoras

Parálisis oculomotoras
Solicita visita en IMO ¿CÓMO QUIERES PEDIR CITA? AGENDA TU VISITA TE LLAMAMOS NOSOTROS
Parálisis oculomotoras

¿Qué son parálisis oculomotoras y otras alteraciones de los movimientos oculares?

Las parálisis oculomotoras, que condicionan los llamados estrabismos paralíticos, se caracterizan por la imposibilidad o dificultad para realizar uno o varios movimientos oculares, a causa de una mala función o afectación del músculo o músculosresponsables de llevar a cabo estas acciones.

Junto a las parálisis oculomotoras, existen otras alteraciones que pueden afectar a los movimientos de los ojos:

  • Miastenia Gravis
  • Orbitopatía tiroidea
  • Esclerosis Múltiple
  • Tumores orbitarios
  • Lesiones del sistema nervioso central en regiones encargadas del movimiento ocular
  • Estrabismos primarios infantiles sin causa neurológica asociada

Todas estas alteraciones o disfunciones oculomotoras pueden afectar a uno o ambos ojos y provocan limitaciones en la movilidad, dando lugar a estrabismos, visión doble, pérdidas de visión o ptosis neurológicas.

Para su diagnóstico, es imprescindible un exhaustivo reconocimiento neuroftalmológico, que suele incluir las siguientes pruebas:

  • Agudeza visual
  • Valoración de pupilas o motilidad ocular intrínseca
  • Movimientos oculares o motilidad ocular extrínseca
  • Párpados
  • Otros nervios craneales como el trigémino y el facial
  • Fondo de ojo
  • Campo visual
  • Resonancia magnética y otras pruebas generales

Por qué se producen

Aunque existen multitud de causas, las alteraciones y parálisis oculomotoras suelen producirse por patologías neurológicas, siendo la causa más frecuentes en mayores de 45-50 años los infartos del nervio, y en menores, los traumatismos y los tumores.

Dentro de las posibles causas de parálisis oculomotora podemos encontrar:

  • diabetes
  • hipertensión arterial
  • hipercolesterolemia
  • problemas vasculares, como un aneurisma
  • enfermedades infecciosas o inflamatorias
  • tumores
  • traumatismos

Otras alteraciones oculomotoras pueden ser congénitas, es decir, se presentan desde el nacimiento y están causadas por enfermedades neurológicas o por anomalías anatómicas que surgen durante el parto.

Síntomas

Los síntomas y signos de las parálisis oculomotoras varían según la causa, la zona afectada y la gravedad del caso

En este sentido, los más comunes son:

  • estrabismo
  • diplopía o visión doble
  • tortícolis, es decir la desviación de la cabeza hacia el lado que permite una mejor visibilidad al paciente
  • exoftalmos (“ojo saltón”)
  • cefalea
     

 

Tratamiento

El tratamiento de las parálisis oculomotoras es muy variado, dependiendo de su causa, así como del grado de afectación de los músculos que intervienen en los movimientos.

Habrá que realizar, por un lado, un tratamiento de la causa subyacente, si procede, por lo que será importante un estudio orientado por el neuroftalmólogo, y, posteriormente, un tratamiento dirigido a la parálisis oculomotora y la visión doble.

Los tratamientos más habituales para la visión doble son:

  • la cirugía del estrabismo
  • la cirugía de la ptosis
  • la adaptación de prismas, sobre la propia gafa del paciente
  • oclusores oculares, como parches
  • inyecciones de toxina botulínica
  • fármacos en los casos que estén indicados por la causa

No obstante, se debe tener en cuenta que, en muchos casos, las opciones quirúrgicas no consiguen solventar el problema totalmente, sino que ayudan adisminuir algunos de los síntomas que afectan al paciente, como la diplopía (visión doble) o la pérdida de visión. Asimismo, una intervención puede suponer una mejoría muy significativa del problema estético y psicológico que puede entrañar un estrabismo o una caída palpebral (ptosis).

En otros casos, también está recomendada la terapia visual, ya sea como tratamiento único o complementario, para solventar problemas de acomodación, refractivos o binoculares.