Ecografías en el oftalmólogo

Las técnicas con ultrasonidos, en cuya aplicación ocular IMO es pionero, permiten ver estructuras del ojo ocultas en exploraciones y pruebas diagnósticas convencionales.

prueba ecografía ocular

A pesar de que la ecografía es uno de los métodos de diagnóstico por la imagen más utilizados en medicina, sobre todo en áreas como la ginecología o la cardiología, son muchas las personas que se sorprenden cuando se les indica esta prueba en la consulta de oftalmología. “A día de hoy, sigue siendo la única técnica que nos permite ver el fondo de ojo en algunos pacientes con opacidades corneales severas, cataratas muy densas o grandes hemorragias”, explica la Dra. Cecilia Salinas, especialista de IMO.

Según añade, “gracias a los nuevos protocolos de exploración ecográfica, podemos conocer la ubicación exacta de un cuerpo extraño en el interior del ojo, así como detectar anomalías que antes pasaban desapercibidas (por ejemplo, adherencias periféricas en la retina)”. De este modo, la información aportada por los ultrasonidos es especialmente útil en el manejo de patologías como la retinopatía diabética o el desprendimiento de retina, traumatismos y tumores oculares.

Especializada biomicroscopía ultrasónica

Además de la ecografía convencional para evaluar el polo posterior del ojo (ecografía B), IMO es uno de los pocos centros que emplea este método diagnóstico para visualizar también la anatomía del segmento anterior, que requiere una técnica ecográfica específica: la biomicroscopía ultrasónica. La Dra. Salinas destaca que, “a diferencia de otras pruebas que se realizan en la consulta del oftalmólogo, como la fotografía con lámpara de hendidura o la tomografía de coherencia óptica (OCT-anterior), los ultrasonidos pueden atravesar el pigmento del iris (la parte de color del ojo) para ver lo que hay detrás, que de otro modo queda oculto”.

Por esta razón, la biomicroscopía ultrasónica es de importante valor en el estudio de los mecanismos relacionados con el glaucoma, sobre todo de ángulo cerrado/estrecho. “Permite determinar si el cierre angular se debe, por ejemplo, a un engrosamiento del cuerpo ciliar (estructura situada en la base del iris) o a una catarata de gran tamaño, ayudando a los especialistas a decidir la estrategia terapéutica más efectiva”.

glaucoma con ecografía biomicroscopía ultrasónica

Comparativa de ángulo ocular normal vs. estrecho a partir de las imágenes obtenidas con la biomicroscopía ultrasónica.

Otra aplicación característica de este tipo de ecografía es la detección y el seguimiento de quistes, distinguiéndolos de tumores del segmento anterior como el melanoma de iris. Asimismo, la biomicroscopía ultrasónica también se utiliza para corroborar el posicionamiento de lentes intraoculares implantadas en cirugía refractiva o cirugía de catarata y, por otro lado, en patologías en las que la córnea está opaca, como la anomalía de Peters (malformación del globo ocular responsable del 40% de las opacidades corneales congénitas).

Ecografía: inocua y cómoda para el paciente

Las técnicas ecográficas se pueden hacer tanto en adultos como en niños y son mínimamente invasivas, sin efectos secundarios. Se llevan a cabo en consulta, con el paciente estirado y aplicando unas gotas anestésicas para evitar cualquier molestia por el contacto del transductor de ultrasonidos con el ojo. Dado que se trata de una exploración dinámica (dura entre 10-15 minutos), es importante que sea realizada por un oftalmólogo experto en el procedimiento y en la interpretación de sus resultados. Las imágenes se obtienen a tiempo real y en alta resolución.