El Dr. Rafael Navarro ingresa en el prestigioso Club Jules Gonin

El especialista en retina se une a sus colegas del IMO, el Dr. Borja Corcóstegui y el Dr. José García-Arumí, como miembro de una de las sociedades más reconocidas en la subespecialidad

El Dr. Rafael Navarro, del Departamento de Retina y Vítreo del IMO, es nuevo miembro del Club Jules Gonin desde el pasado mes de setiembre, tras ser recomendado por el Comité Ejecutivo y aceptado por la Asamblea General de la sociedad en su XIX encuentro, celebrado en Zúrich. De este modo, el especialista en retina del Instituto se convierte en el noveno español en formar parte del selecto club, al que también pertenecen los doctores Borja Corcóstegui (miembro del Comité Ejecutivo) y José García-Arumí.

El Club Jules Gonin es una de las sociedades oftalmológicas más prestigiosas en el ámbito internacional. Con sede en Suiza, recibe el nombre del que es considerado padre de la cirugía moderna del desprendimiento de retina y, fiel a su carácter innovador, busca promover el intercambio de opiniones, así como fomentar vínculos entre los mejores expertos en patologías retinianas, del vítreo y de la coroides.

El área de especialización del Dr. Navarro aborda las enfermedades de la mácula, con especial interés en la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), las distrofias retinianas hereditarias y la retinopatía diabética.

Para ello, impulsa proyectos de investigación y publicaciones especializadas de alto nivel y organiza congresos y coloquios en los que sus más de 250 integrantes, entre oftalmólogos y científicos, comparten los últimos avances. La reunión bienal del club, que este año ha tenido lugar en Zúrich y que en 2016 se llevará a cabo en Burdeos, es una de las citas más importantes en lo que se refiere a la puesta al día de conocimientos en el campo de la retina, área que ha experimentado un gran progreso, gracias a pioneros como Jules Gonin.

Jules Gonin, figura capital en la cirugía del desprendimiento de retina

Jules Gonin es una de las figuras clave en la historia de la oftalmología por su contribución decisiva a la cirugía del desprendimiento de retina, patología que hasta el siglo XX carecía de tratamiento. De 1902 a 1921, Gonin revolucionó el manejo quirúrgico de esta enfermedad, al comprender que la rotura retiniana es la causa del desprendimiento y no su consecuencia, como se creía entonces. A partir de ese momento, desarrolló el procedimiento de la ignipuntura (cauterización para sellar la retina), que incrementó de forma considerable las tasas de éxito quirúrgico, inferiores al 5 % antes de esta nueva técnica.

Aunque ha quedado obsoleta por el riesgo de complicaciones y por la irrupción de nuevos instrumentos a finales de los años noventa, en su día cambió completamente el paradigma dominante. Por ello, a pesar de los buenos resultados obtenidos, encontró la oposición de buena parte de la comunidad médica y científica, que no reconoció la labor de Gonin hasta 1929, en el Congreso Internacional de Oftalmología de Ámsterdam. Desde entonces, es un ejemplo de cómo la perseverancia y el rigor profesional hacen posible el progreso de la disciplina.