Dr. Medel: "Las nuevas técnicas evitan la retracción del párpado inferior en la blefaroplastia"

La cirugía plástica ocular y orbitaria es una subespecialidad nueva y poco conocida aún en España. Su tratamiento quirúrgico es importante para la visión
Nuevas técnicas oftalmológicas evitan complicaciones de la blefaroplastia. Dr.Medel. IMO Barcelona

Es de gran importancia para el tratamiento quirúrgico de la región que rodea el ojo, una zona que, por proximidad, puede afectar al órgano ocular y a la visión
La especialidad se ocupa de patologías y de defectos estéticos, plásticos o funcionales relacionados con las órbitas oculares (cavidades en las que se alojan los ojos), los párpados y las vías lagrimales, así como de toda la parte media y superior del rostro.

La cirugía estética de párpados más habitual es la blefaroplastia, una operación para corregir las bolsas de los párpados. En el IMO realizamos blefaroplastias asistidas con láser, que evitan cortes visibles en la piel, dejan menos hematoma, recuden la inflamación y permiten una recuperación más rápida, cuenta el dr. Ramón Medel, especialista en oculoplastia.

Además, el hecho de que sea un oftalmólogo oculoplástico quien lleve a acabo la operación minimiza el riesgo de complicaciones, como la retracción del párpado inferior, la más común y peligrosa para el ojo, que afecta a cerca del 20% de los casos y que hace que el párpado quede excesivamente bajo. Además, al no poder cerrarlo bien, los pacientes con esta secuela suelen sufrir ojo seco (alteración de la superficie ocular por falta de lágrima).

Para prevenir esta secuela, la mejor medida es que sea un experto en cirugía plástica ocular y orbitaria quien corrija las bolsas oculares. El IMO ha introducido en España una cirugía pionera para solucionar la retracción del párpado que puede aparecer como consecuencia de una blefaroplastia.

Se trata del lifting mediofacial transconjuntival, una técnica sin incisiones visibles que logra devolver a los ojos su aspecto normal y solucionar el ojo seco, accediendo al párpado a través de la conjuntiva. Esta técnica también se utiliza en pacientes tiroideos, con retracciones traumáticas, con parálisis facial e incluso para levantar los pómulos.

Otro procedimiento palpebral en el que el IMO es un centro de referencia es la cirugía para corregir la ptosis palepbral o caída de párpado por una disfunción del músculo elevador, por causas degenerativas o congénitas. En el IMO se realizan hasta ocho técnicas distintas, alguna de ellas pionera, que permiten obtener el mejor resultado en cada caso, evitando incisiones visibles.