¿Cómo distinguir la sequedad ocular de una alergia?

La similitud entre los síntomas de estas dos patologías puede dificultar la exactitud en el diagnóstico. El Dr. Óscar Gris, del Departamento de Córnea y Cirugía Refractiva de IMO, explica las claves para distinguirlas en un artículo publicado por El Periódico.

Las lágrimas desempeñan un papel fundamental en la salud de nuestros ojos. Saladas debido a su alto contenido en sodio, las lágrimas tienen la función de limpiar, oxigenar y defender de bacterias nocivas la superficie ocular. Pero sucede que, en determinados momentos de la vida, hasta un 30% de las personas no producirán la cantidad de lágrima adecuada para cumplir todas estas funciones (lo que se conoce como “lagrimodeficiencia”), o bien sí producirán la cantidad necesaria, pero se evaporará antes de tiempo. Esta deficiencia en la cantidad de lágrima es lo que se conoce comúnmente como “ojo seco”.

Dr. Óscar Gris

Para que las medidas preventivas sean realmente eficaces, es importante realizar un diagnóstico preciso entre ojo seco y alergia, dos patologías que presentan síntomas muy parecidos.

La alergia ocular estacional, por su parte, tiene un origen completamente distinto: surge como reacción alérgica en determinadas personas ante la presencia ambiental de polen (tanto de flores y árboles como de hierba). Su resultado más habitual es la denominada “conjuntivitis alérgica estacional”, una afección que presenta bastantes similitudes sintomáticas con el ojo seco.

El suplemento de El Periódico “Salud y Medicina” del sábado, 21 de junio, y el diario El País del sábado, 28 de junio, publican un reportaje con declaraciones del Dr. Óscar Gris, del Departamento de Córnea y Cirugía Refractiva del IMO, quien proporciona algunas de las claves para distinguir entre la conjuntivitis causada por una alergia estacional y el ojo seco. Es importante realizar un diagnóstico preciso de cada una de estas dolencias para que la prevención sea realmente efectiva, ya que lo que puede mejorar los síntomas de la alergia puede empeorar los del ojo seco.

Diferencias más remarcables entre ambas patologías

  • El ojo seco provoca más sensación de quemazón y escozor, mientras que la alergia es un picor que puede ir acompañado o no de estornudos.
  • La persona que padece ojo seco nota cierto alivio al cerrar los ojos, y además su dolencia empeora durante el día, cosa que no sucede en la alergia.
  • Quienes sufren ojo seco deben evitar los lugares secos o con aire acondicionado, ya que agravan los síntomas. En cambio, en la alergia es preferible aislarse del ambiente exterior manteniendo las ventanas cerradas y con el aire acondicionado en funcionamiento si es preciso; se trata de evitar el contacto del alérgeno con la superficie ocular.
  • La alergia no conoce edad; puede presentarse en cualquier etapa de la vida. En cambio, el ojo seco se relaciona con el paso de los años y, debido a factores hormonales que influyen en la calidad de la lágrima, suele afectar más a las mujeres posmenopáusicas.

sequedad ocular

Las lágrimas artificiales pueden ser útiles para paliar los síntomas en ambas patologías, aunque debe ser el oftalmólogo quien establezca el tratamiento más adecuado para cada caso concreto.

Se trata de dos patologías que no son graves, pero que ocasionan un buen número de visitas al oftalmólogo con el fin de evitar o paliar sus síntomas. En el caso de la alergia, existen desde hace algunos años una serie de colirios que reducen el picor y evitan que las células causantes de la alergia se desencadenen, todo ello sin los efectos secundarios que sí producen los corticoides, tal y como afirma el Dr. Gris.

Finalmente, hay que recordar que determinadas lágrimas artificiales también son útiles en ambas patologías.