Desarrollo insuficiente del ojo

Uno de los problemas visuales comunes del niño es la ambliopía u ojo vago. Los problemas de visión requieren una atención especial ya que su pueden conllevar problemas de aprendizaje.
Una de las causas más comunes de problemas visuales del niño es la ambliopía u "ojo vago".
Cualquier problema que afecte a las habilidades visuales de un niño puede ocasionarle problemas en el aprendizaje. O, lo que es lo mismo, un problema de aprendizaje puede ser un síntoma de un problema visual. En tal caso, al primer síntoma de fracaso o dificultad escolar conviene realizar un completo examen del desarrollo visual del niño.

Ambliopía u "ojo vago"

Una de las causas más comunes de problemas de visión infantil es la ambliopía ("ojo vago"), que afecta aproximadamente a un 2,5% de la población mundial. En España existen alrededor de un millón de casos, según investigaciones recientes. La ambliopía aparece en la infancia y, si no se trata precozmente, persiste en la edad adulta. El sistema visual de un neonato no está formado por completo, sino que está en pleno desarrollo. La capacidad visual se adquiere progresivamente durante los primeros años de vida. Según informa el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO), el "ojo vago" sólo se manifiesta en la infancia, y sus causas más frecuentes son el estrabismo (cuando un ojo se desvía y el cerebro anula su visión) y los defectos refractivos (hipermetropía, astigmatismo o miopía). El origen del problema empieza cuando las vías que transmiten los mensajes de la visión de uno de los ojos al cerebro no se desarrollan lo suficiente. El cerebro prefiere entonces el otro ojo y la vista del niño no se desarrolla de manera normal. En los casos más graves puede llegar a causar ceguera en el ojo afectado. De hecho, el "ojo vago" suele desarrollarse en graduaciones elevadas que no se han detectado antes de los dos años.

Descargar el artículo completo.