Demodex, el “habitante” desconocido de las pestañas

Un estudio de un especialista de IMO, ganador de un premio extraordinario de doctorado, demuestra una mayor presencia de este ácaro en pacientes con el tumor maligno de párpados más frecuente.

Demodex en el microscopio

El Demodex folliculorum es un ácaro que vive en los folículos de las pestañas de algunas personas y, aunque generalmente resulta “inofensivo”, puede ser patógeno y asociarse a algunas enfermedades. Uno de los hallazgos recientes en este campo ha sido obtenido por el Dr. Juan Carlos Sánchez, especialista del Departamento de Oculoplástica de IMO, que ha estudiado la relación del Demodex con el carcinoma basocelular (90% de los tumores malignos de párpados y el tipo de cáncer de piel más común).

“Mediante la técnica PCR de biología molecular hemos podido cuantificar una mayor prevalencia y densidad de este microorganismo en casos de carcinoma basocelular”, explica el Dr. Sánchez. Según los resultados de su investigación –que le ha valido el premio extraordinario de doctorado de la Universidad de Huelva en la rama de ciencias de la salud–, el ácaro está presente en más de un 40% de los pacientes con este tumor maligno, frente al 20% de los individuos de control (con lesiones benignas). “No hay una relación causa-efecto entre el Demodex y el carcinoma basocelular, pero es un vínculo a tener en cuenta de cara a realizar nuevos estudios y aplicar tratamientos más efectivos”.

¿Qué otros problemas puede causar el Demodex?

El oftalmólogo de IMO destaca que, más allá de la patología tumoral, sí que existe una asociación directa entre el ácaro y otros problemas muy frecuentes entre la población, como rosácea ocular o periocular, chalaziones recurrentes (orzuelos enquistados) o blefaritis crónica (inflamación del párpado ligada en muchos casos al ojo seco). La “caspa” en la base de las pestañas, la sensación de sequedad ocular y de arenilla en el ojo y el enrojecimiento e irritación en la zona palpebral son síntomas de sospecha típicos en este perfil de pacientes. Sin embargo, “muchas veces acuden a consulta sin un diagnóstico claro, tras haber probado varios tratamientos y no experimentar mejoría”, destaca el Dr. Sánchez.

blefaritis por Demodex

Aunque en muchas personas portadoras el Demodex no es un microorganismo patológico, también se relaciona con otros problemas muy comunes como la blefaritis (en esta imagen), el ojo seco, el chalazión o la rosácea.

Como añade el especialista, “con la exploración rutinaria con lámpara de hendidura es difícil detectar el Demodex y, por ello, es necesario extraer una pestaña y analizarla en un microscopio de gran aumento”. A partir de este diagnóstico, es posible ser más precisos en la prescripción del tratamiento: “Podemos indicar productos de higiene palpebral con sustancias específicas para el Demodex, como toallitas con aceite de árbol del té”.

En pacientes con tendencia a desarrollar chalaziones, una rutina adecuada de limpieza de los párpados –una vez al día en casos leves o por la mañana y por la noche en casos más severos– puede ayudar a prevenir nuevas apariciones y, por tanto, evitar repetidas cirugías para su extirpación.

¿A quién afecta este ácaro?

Respecto a la cuestión de por qué el Demodex es desencadenante de patología en algunas personas y en otras no, el Dr. Sánchez apunta a la influencia de varios factores. Por un lado, la prevalencia de este microorganismo aumenta con la edad (siendo poco frecuente en niños y “habitando” en más de un 90% de los mayores de 70 años). Ahora bien, no todo depende de ser portador o no del ácaro, ya que a mayor densidad de infestación (número de ácaros por folículo), mayor probabilidad de que produzca problemas. “También tienen más riesgo de que sea un agente patógeno las personas con enfermedades dermatológicas de base, así como con inmunodeficiencia por leucemia, VIH, insuficiencia renal, etc.”, concluye el especialista en oculoplástica de IMO.