Daniel

Solicita visita en IMO ¿CÓMO QUIERES PEDIR CITA? AGENDA TU VISITA TE LLAMAMOS NOSOTROS
La madre de Daniel se enteró de que su hijo tenía solo un 30% de visión por casualidad, tras encontrarse con el stand de la Fundación IMO en el Festival de la Infancia de Barcelona. Para evitar que los problemas visuales pasen desapercibidos en edad pediátrica, determinante para una buena salud ocular adulta, son clave las revisiones oftalmológicas periódicas.
Revisión ocular a los 3 años. Dra.Wert. IMO Barcelona

No es fácil detectar cuándo un niño tiene algún problema visual ya que, como explica la Dra. Ana Wert, especialista en oftalmología pediátrica de IMO, "los más pequeños se adaptan muy bien a su grado de visión. Nunca han visto mejor y hacen vida normal con ello". Por esta razón es muy importante estar atentos a posibles síntomas que puedan presentar y, de cualquier modo, llevarlos a sus revisiones con el oftalmólogo, anuales de los 3 a los 10 años.

Según datos de la Fundación IMO, más del 40% de los niños en esa franja de edad no ha ido nunca a la consulta con este especialista, aunque se encuentran en plena etapa de formación de la visión. Como consecuencia, muchos defectos refractivos o patologías típicas del ojo infantil, como la ambliopía ("ojo vago"), pasan desapercibidos. Un caso representativo de esta situación tan común es el de Daniel, a quien el equipo de optometristas y oftalmólogos del Instituto desplazado al Festival de la Infancia detectó "por sorpresa" 7 dioptrías de hipermetropía y 3 de astigmatismo. "Fue una noticia muy dura", reconoce su madre: "¿Cómo no me había dado cuenta de que mi hijo tenía solo un 30% de visión? Es cierto que en la familia hay antecedentes y llevamos gafas, pero ni en casa ni en la escuela habíamos notado nada".

Afortunadamente, "a la edad de Daniel (3 años) estamos a tiempo de iniciar un tratamiento precoz y recuperar su visión hasta un 100% en la edad adulta, que es lo que todos deseamos", destaca la Dra. Wert. Por tanto, cuanto antes se detecte el problema, más efectiva será su solución, sentando unas buenas bases de salud ocular a largo plazo y repercutiendo desde el primer momento en desarrollo diario de los niños. La madre de Daniel cuenta que, curiosamente, "el primer día que salió al patio del colegio con sus nuevas gafas se quedó parado en un rincón, porque en frente tenía un espacio totalmente distinto y desconocido para él". A partir de ahí, al pequeño se le abrió un camino mucho más nítido por delante.