Las conclusiones de más de 350 oftalmólogos de todo el mundo sobre los avances en retina

Unos 350 oftalmólogos de todo el mundo se dieron cita el 3 y 4 de junio en el IMO, para compartir las últimas novedades en el campo de la retina

La reunión internacional, con el título Trends in Surgical and Medical Retina (Novedades médicas y quirúrgicas en retina), estuvo organizada por el Instituto en colaboración con laESASO (European School for Advanced Studies in Ophthalmology) y contó con los principales especialistas en retina del mundo, entre los que destaca el profesor Stanley Chang (Nueva York), considerado el padre de la cirugía retiniana moderna. El Congreso ofreció diez cirugías en directo y varias mesas redondas en las que se discutió sobre las últimas técnicas quirúrgicas para distintas patologías relacionadas con la retina.

Entre las principales conclusiones del congreso de retina celebrado en Barcelona, destaca la importancia de seguir una dieta equilibrada, rica en antioxidantes y vitamina A (retinol), evitar el tabaco y el alcohol y realizar ejercicio, un conjunto de medidas que puede ayudar a evitar patologías de la retina o a retrasar su aparición y mejorar su pronóstico, según los oftalmólogos reunidos en el congreso.

Según explicaron los expertos, llevar una vida sana ayuda a prevenir enfermedades generales, como la diabetes, la hipertensión o las cardiopatías, patologías que, en todos los casos, acaban afectando a la retina. Por ello, los especialistas destacaron también la necesidad de someterse a revisiones oculares anuales a partir de los 40 años o bien si se tienen factores de riesgo importantes, como antecedentes familiares, alta miopía o enfermedades crónicas del sistema central. "La detección precoz es fundamental para evitar la evolución de las patologías retinianas y para mejorar el pronóstico funcional final", según el Dr. Borja Corcóstegui, director del IMO y coordinador de la reunión internacional.

Cirugía en directo

Durante el congreso, los oftalmólogos pudieron seguir en directo diez operaciones, que "pusieron de manifiesto los grandes avances que se han producido en los últimos años en la cirugía de la retina, con el perfeccionamiento de las técnicas y la introducción de instrumentos de menor tamaño", según el Dr. Carlos Mateo, especialista en retina del IMO y coordinador del congreso, junto con el Dr. Corcóstegui. "Todo ello ha dado como resultado una cirugía de mínima incisión que permite mejorar los resultados visuales y una recuperación más rápida de los pacientes", explica.

Inyecciones intravítreas

Los expertos reunidos en el IMO también analizaron la creciente importancia de los fármacos de inyección intravítrea, fármacos inyectados directamente en el interior del ojo, que están ofreciendo unos buenos resultados en el tratamiento de algunas patologías de retina. Según algunas intervenciones que tuvieron lugar durante el congreso, desde mediados de la pasada década, las inyecciones intravítreas se han convertido en una importante alternativa a la cirugía y su imparable desarrollo "constituirá el gran salto en el tratamiento de las enfermedades de la retina en la próxima década", según el Dr. Borja Corcóstegui, coordinador del congreso.

Nuevas terapias

Según el coordinador del Congreso, "los tratamientos farmacológicos han hecho posible que en los últimos cinco años el número de cirugías de retina se haya reducido en un 50%". Los especialistas prevén que este porcentaje descienda aún más en los próximos años, gracias a la introducción de nuevas terapias génicas, muy avanzadas ya en patologías como la enfermedad de Stargardt o la retinopatía diabética.

Paralelamente, varios especialistas en distintos países del mundo están trabajando en el desarrollo del microchip o estimulador eléctrico de la retina en pacientes ciegos. La técnica consiste en la colocación de una pequeña cámara en una gafa conectada a un mini procesador que manda señales a una banda introducida en el ojo para que estimule la retina. En España, el Dr. Borja Corcóstegui lleva varios años estudiando su implantación en 9 pacientes totalmente ciegos que podrían recuperar algo de visión. Según ha explicado el director del IMO, el microchip "podría empezar a implantarse en los próximos meses, tras veinte años de investigación".