Las claves de la cirugía refractiva

Los tratamientos de problemas refractivos han avanzado mucho en los últimos años, gracias al desarrollo médico y tecnológico
Láser excímer: moldear la córnea para que enfoque mejor. Doctor Elies de IMO Barcelona

 

1. Factores de éxito

Para optar por una u otra técnica de cirugía para la corrección de problemas de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo) es importante realizar un buen análisis del ojo, ya que el 80% del éxito de la cirugía refractiva dependerá de un buen diagnóstico y una correcta indicación.

2. Cirugía con láser Excimer

La cirugía refractiva con láser Excímer (sea en la superficie o el interior de la córnea) es hoy más segura que hace unos años y ofrece más calidad de visión y un menor índice de reintervenciones. La corrección es definitiva, aunque con el tiempo algunos pacientes pueden volver a sufrir un defecto de refracción.

3. Cambios en la indicación

El láser Excimer (Lasik) sigue siendo la técnica preferente de cirugía refractiva, aunque ha dejado de indicarse en pacientes con más de 8 dioptrías. Ello supone un cambio radical con respecto a hace tan solo 15 años, cuando se operaba a pacientes que presentaban hasta 16 dioptrías.

4. Técnica con mayor precisión

Una de las principales novedades en la técnica Lasik es la introducción de otro láser, llamado de femtosegundo, para realizar el flap o la lamela corneal. Su gran precisión permite actuar en córneas muy planas, muy curvas o delgadas que no podían ser operadas con la técnica habitual de Lasik.

5. Auge de las lentes intraoculares

La implantación de lentes intraoculares va en aumento por tratarse de una práctica reversible y que ofrece unos excelentes resultados ópticos. En los últimos años, se utilizan también para solucionar la presbicia o vista cansada en pacientes con problemas refractivos.