La catarata, cuando el cristal se empaña