Carol Camino en Mali con la Fundación Ulls del Món: "Su agradecimiento y felicidad al recuperar la visión tras las operaciones, es algo impagable"

La Fundación Ulls del món, surgida en el 2001 de la mano de Rafael Ribó y Borja Corcóstegui, inició su actividad en Mali tras una expedición médica

Impresionantes baobabs, llanos interminables, colinas rocosas, horizontes de arcilla, telas de colores, miradas cristalinas, sonrisas gratuitas... Estas son algunas de las imágenes que muchos habitantes de Malí podrán recuperar gracias a la labor que Ulls del món desarrolla desde hace tiempo en este país africano, uno de los más pobres del mundo.

La Fundación Ulls del món, surgida en el año 2001 de la mano de Rafael Ribó y el Dr. Borja Corcóstegui, inició su actividad en el territorio con una primera expedición médica cuyo objetivo fue consultar e intervenir quirúrgicamente a los pacientes con problemas oculares en el centro oftalmológico del Hospital de Bankass, en la provincia de Mopti, situada en la zona conocida como País Dogón.
Carol Camino, optometrista del IMO, es uno de los siete miembros de esta primera expedición, que durante 20 días visitó a 600 pacientes y operó a más de un centenar. A la incomodidad del viaje (tres vuelos hasta Mopti y dos horas de furgoneta hasta Bankass), a las altas temperaturas, a la falta de medios, o a la dureza de los horarios, se sumaron algunos escollos inesperados, como el fatídico secuestro de tres cooperantes españoles en la vecina Mauritania, o la enfermedad de Carol Camino, a quien la malaria dejó postrada durante casi seis días. "Fue duro, pero estoy deseando volver".

La fascinación que despierta el país y sus gentes es muy superior a las dificultades. Ilusión, agradecimiento, alegría, generosidad... son algunos de los rasgos de los habitantes de este lugar pobre, pero bello; sucio, pero de una pureza insólita... La humildad y entereza de sus habitantes –especialmente de las mujeres– sorprende a los recién llegados. "La mayoría de los pacientes que se visitaron durante la expedición tuvieron que recorrer a pie muchos kilómetros y, cuando fue necesario, durmieron en el suelo a la espera de ser operados al día siguiente"... "Su agradecimiento y felicidad al recuperar la visión tras las operaciones, es algo impagable". Son miles las sensaciones, reflexiones, anécdotas e historias que acompañan a estos primeros pasos de Ulls del món en el país africano... Las hemos condensado en una cuantas notas y algunas fotografías, hermosas y elocuentes.

Sobre Mali

Según un informe de Naciones Unidas de 2007-2008, los países menos desarrollados del planeta son Malí, Níger, Guinea-Bissau, Burkina Faso y Sierra Leona. Además de pertenecer al continente africano, todos tienen en común una situación social y política precaria, poca actividad económica, una baja calidad de vida y la peor esperanza de vida del mundo. Así es Malí, un país enclavado en África Occidental, sin litoral marítimo, con una superficie de 1.240.000 km2. (aproximadamente, dos veces España) y con una población de 11.5 millones de habitantes.
Con capital en Bamako, el país limita al norte con Argelia, al este con Níger, al oeste con Mauritania y Senegal y al sur con Costa de Marfil, Guinea y Burkina Faso. Su territorio se extiende desde el desierto del Sahara hasta la sabana tropical y está bañado por el río Níger, que recorre 1.700 km. por el interior de Malí, vivificando las poblaciones situadas a sus orillas. La población de Malí es el resultado de varios cruces
de pueblos y civilizaciones. El idioma oficial es el francés y la lengua más extendida es el diula, aunque también se habla sarakolé, tamacheck, fulani, senufo, songhai, dogón y bobo. Aunque desde hace tiempo la mayoría de la población de Malí es musulmana (alrededor del 90%), su culto se mezcla con las costumbres animistas.