El Área de Terapia Visual del IMO, en las páginas del suplemento Criatures del diario Ara

En su edición del sábado, 7 de junio, el suplemento Criatures del diario Ara publica una página sobre la puesta en marcha en el IMO del Área de Terapia Visual, donde se insiste en la importancia de abordar la salud ocular infantil de forma transversal.

Con el título “La salud ocular infantil, tasca de tots” (“La salud ocular infantil, labor de todos”), el diario catalán Ara publica, en el suplemento Criatures del 7 de junio, una entrada en la que se hace eco de la puesta en marcha del Área de Terapia Visual del IMO, destacando la importancia de abordar la salud ocular infantil de manera transversal. Criaturas es un suplemento específicamente dedicado a abordar la maternidad, la educación y la crianza de los hijos.

En el artículo se recoge también la explicación de Elena Núñez –responsable, junto con Laura Alonso, del Área de Terapia Visual– acerca de la función de esta área y de su importancia en la salud ocular de los más pequeños. A partir de un tratamiento optométrico diseñado a medida por el optometrista, los pacientes realizan una serie de ejercicios para trabajar los problemas de funcionalidad o percepción del sistema visual, tales como la visión binocular (que hace posible ver en 3D), la fusión, la acomodación o enfoque, etc.

Área de Terapia Visual del IMO En el Área de Terapia Visual del IMO, los niños trabajan los problemas de funcionalidad o de percepción visual, aspectos claves durante la infancia que pueden repercutir en el aprendizaje.

 

Tal y como afirma la Dra. Núñez, “Todos estos aspectos resultan claves durante la infancia, ya que intervienen en la percepción de la realidad que tienen los niños, lo que condiciona su aprendizaje, así como el desarrollo de otras habilidades”. La especialista del IMO matiza: “tener buena visión no solo implica ver bien con los dos ojos, ya que si un niño no tiene lo suficientemente desarrolladas determinadas habilidades, como la memoria visual, o no enfoca correctamente los objetos, su aprendizaje se verá comprometido”.

Los padres deben estar atentos a síntomas que apunten a patologías oculares, como dolores de cabeza frecuentes

Por este motivo es especialmente importante que los padres de los niños estén atentos a si sus hijos presentan una velocidad o una comprensión lectora bajas, aptitudes básicas para el aprendizaje, ya que ello puede deberse a algún problema visual. Los dolores de cabeza frecuentes, así como restregarse constantemente los ojos, también son indicios de posibles patologías oculares.

“Ante estas señales, es preciso que los padres lleven a los niños a la consulta del oftalmólogo para descartar posibles patologías y, en caso de que sea oportuno, derivarlos al Área de Terapia Visual con objeto de potenciar las habilidades visuales afectadas y reducir, de este modo, la sintomatología”, recomienda la Dra. Núñez.

terapia visual niños Conscientes de la importancia de la motivación, sobre todo en el caso de los niños, los especialistas del IMO han procurado incluir una vertiente lúdica en la terapia visual.

La plasticidad de los niños, un punto a favor

Tal y como se explica en el artículo de Criatures, con una sesión semanal de 45 minutos en las dependencias del IMO más 20 minutos diarios de ejercicios en casa, los niños muestran una evolución favorable en relativamente poco tiempo, en buena parte debido a la plasticidad cerebral del ser humano en edades tempranas, que se va perdiendo con el paso del tiempo. Por esta razón, resulta fundamental la detección precoz de los problemas oculares.

También es importante actuar con rapidez a la hora de aplicar un tratamiento, ya sea médico o quirúrgico, y reforzarlo con terapia visual cuando sea necesario, como sucede ante algunas patologías visuales muy frecuentes durante la infancia, como la ambliopía  o el estrabismo.

“A través de diversas técnicas e instrumentos, procuramos que la terapia sea dinámica y variada, que incorpore una vertiente lúdica y que no aburra a los pequeños, porque la motivación, junto con la constancia y la implicación de los padres, es clave en el éxito de la terapia”, concluye la Dra. Núñez.