Alergias, queratoconjuntivitis y lesiones en la córnea

Ojos irritados, párpados hinchados y sensación de quemazón y picor en los ojos son síntomas de alergia ocular. Algunas son leves, pero otras deben vigilarse porque producir lesiones severas en la córnea.

Reproducimos aquí la entrevista realizada por E. Armora al Dr. Gris, especialista en Córnea y Refractiva de IMO, que fue publicada en el suplemento Salud de ABC el mes de mayo de 2013.

Alergias. Los ojos también sufren en primavera

Congestión, goteo nasal y estornudos no son los únicos síntomas de las alergias. Si un día amaneces con los ojos irritados, los párpados hinchados y tienes sensación de quemazón y picor en los ojos consulta a un especialista porque probablemente padeces una alergia ocular o conjuntivitis alérgica, una de las enfermedades externas más frecuentes en la consulta del oftalmólogo, que afecta aproximadamente a entre un 5 y 10% de la población general.

Entrevista publicada en ABC

 

Hay diferentes tipos de alergias oculares. El Dr. Óscar Gris, especialista en córnea de IMO de Barcelona, distingue entre dos grupos importantes: las más leves, que no afectan a la córnea, y las que sí pueden perjudicarla, denominadas queratoconjuntivitis. En todas, el picor se convierte en el síntoma más destacado, aunque las queratoconjuntivitis conllevan un cuadro clínico de mayor severidad y pueden amenazar la visión. En el grupo de las alergias menos preocupantes se encuentran las denominadas conjuntivitis alérgicas, que pueden ser estacionales o perennes. Ambas afectan únicamente a la conjuntiva. «La conjuntivitis alérgica estacional, asociada fundamentalmente al polen, es la forma más prevalente de alergia ocular, especialmente en la época primaveral, coincidiendo con los ciclos de polinización demuchas plantas, mientras que la perenne, en cambio, se encuentra presente todo el año al estar vinculada a alérgenos de espacios interiores como los ácaros, el pelo de animal o los hongos», explica al diario ABC el doctor Gris.

Episodio «estacional»

Esta diferencia de temporalidad, se aprecia también en las queratoconjuntivitis: la vernal, que es típica de los niños, suele manifestarse durante la primavera o el verano, mientras que la atópica, propia de los adultos, se mantiene a lo largo de las estaciones. «La queraconjuntivitis vernal aparece generalmente a los dos, cuatro o seis años de edad y desaparece espontáneamente durante la adolescencia», explica el especialista en córnea del IMO, quien subraya que pese a ello es importante que «se vigile para evitar las lesiones corneales». En el caso de la atópica, las lesiones en la córnea pueden ser más severas y «la patología suele también aparecer en adultos que padecen cuadros de dermatitis», indica Óscar Gris. Por lo que respecta al tratamiento, «lo más importante es conocer el agente que causa la alergia para poder afrontarla con precisión y efectividad». Una vez determinado, debe evitarse el contacto con él. «Aunque esta precaución parezca una obviedad, hay gente que no la tiene en cuenta y pasan directamente a la segunda fase que es el tratamiento farmacológico», dice a ABC el experto del IMO. En este sentido, las medidas ambientales resultan esenciales.

Control de un especialista

Cuando se ha controlado el factor externo, si persiste la alergia, el siguiente paso es recurrir a los fármacos. El más frecuente es con antihistamínicos (vía tópica u oral) o bien, si estos no son suficientemente efectivos, los corticoides. En este caso, sin embargo, cabe decir que aplicados sobre la superficie ocular, pueden inducir alteraciones como el glaucoma o las cataratas si no son supervisados adecuadamente por un especialista. Por este motivo, la colaboración a tres bandos entre el oftalmólogo, el alergólogo y el paciente resulta clave para conseguir que la alergia no elimine la vitalidad de la primavera. «Es importante también transmitir el mensaje de que el tratamiento con corticoides debe ser controlado y dosificado por un especialista porque puede haber riesgo para la salud ocular si es mal administrado», precisa Óscar Gris.