La mayoría de padres cree que la salud ocular influye en el rendimiento escolar

Los especialistas del Instituto recomiendan realizar revisiones para detectar patologías como el ojo vago, que pueden influir en el fracaso escolar y prolongarse en la edad adulta.

Revisión ocular infantil

Con motivo de la “vuelta al cole”, IMO ha consultado a padres con hijos en edad escolar acerca de sus hábitos de salud ocular infantil y de su papel en los estudios. En la encuesta, realizada a través de redes sociales, el 73 % de las cerca de 200 personas que han respondido cree que la salud ocular es factor primordial en el rendimiento escolar de los más pequeños.

De este modo, las familias encuestadas tienen en cuenta que la “vuelta al cole” no consiste solo preparar el material escolar y comprar carpetas, estuches o libros, sino que, además, asumen que la salud puede jugar un aspecto muy importante en su  rendimiento académico y que ahora, coincidiendo con el inicio del curso escolar, es un buen momento para ponerla a punto. Por ello, un 60 % de los encuestados afirma planificar chequeos médicos con los niños antes del regreso a las aulas, actividad que, en un 38 % de los casos, realizan con antelación, antes de las vacaciones de verano, durante los meses de junio y julio.

De ellos, un 89 % visita al pediatra, un 70 % al oftalmólogo y un 56 % al odontólogo. En este sentido, la mayoría de los encuestados afirma acudir a los especialistas en salud ocular, ya que consideran que la visión influye de forma decisiva en el rendimiento escolar de sus hijos y, de hecho, 3 de cada 4 le otorgan la máxima importancia a este aspecto.

El 73 % de los encuestados cree que la salud ocular es factor primordial en el rendimiento escolar de los más pequeños

Los síntomas a los que los padres consultados consideran que tanto ellos como los profesores deben prestar especial atención para detectar un posible problema visual son el acercamiento excesivo a pantallas y/o la pizarra (un 86 %), los dolores de cabeza frecuentes (un 78 %), los problemas de lectura y/o escritura (72 %), la falta de concentración (54 %), el bajo rendimiento escolar (53 %) y problemas de socialización con otros niños (23 %).  A pesar de que el 10 % cree que sólo es necesario llevar al niño a revisión si tiene alguno de estos síntomas, los especialistas en  oftalmología pediátrica de IMO advierten que no hay que esperar a detectarlos y recomiendan realizar controles regulares entre los 0-8 años de edad.

Diagnosticar a tiempo el ojo vago

Uno de los principales problemas visuales en la infancia sobre los que alertan los oftalmólogos del Instituto y que puede influir en el rendimiento escolar de los más pequeños es el ojo vago (u ambliopía), una de cuyas señales más habituales es el hecho de acercarse mucho los objetos a la cara. Como explica la Dra. Charlotte Wolley Dod, “son importantes las revisiones oculares para que no pase desapercibida esta patología, que hace que el ojo del niño no aprenda en la edad de enseñanza, hasta los 8-9 años, que es cuando el sistema visual se desarrolla”.

En este sentido, el 39 % de los consultados afirma que las revisiones deben realizarse tras el nacimiento o a los pocos meses, un 38 % a partir de los 3 años, un 11 % a partir de los 6-8 años, mientras que el resto únicamente recurriría al especialista si existe algún síntoma.

You may be interested in