Formarse en IMO, una apuesta por la subespecialización

El Instituto desarrolla un programa de formación continuada que incluye 3 cursos de postgrado y 6 de máster en diferentes ámbitos de la oftalmología. Los alumnos nos cuentan su experiencia.

Después de un año compartiendo estancia con los oftalmólogos del Instituto y trabajando codo con codo a su lado, los alumnos del Programa de formación continuada IMO-UAB han finalizado en octubre su máster en el Instituto.

La promoción 2015-2016 ha estado compuesta por 8 oftalmólogos: el Dr. Daniel Martín y la Dra. Nadia Rolón, en vítreo-retina; el Dr. Pablo Laso y el Dr. Fernando Santander, en córnea y cirugía refractiva; el Dr. Christian Fontecilla y el Dr. Salvador Molina, en cirugía plástica oftálmica y orbitaria y, por último, la Dra. Esther Parro y la Dra. Isabel Parro, en estrabismo y oftalmología pediátrica.

Si un aspecto han destacado todos ellos, es el valor añadido de aprender junto a un “equipo con gran calidad profesional y también humana”, algo que califican de “muy enriquecedor”. Porque para crecer hay que rodearse de personas con entrega, pasión y afán de mejora, una seña de identidad que han encontrado en los profesionales del centro. Según el Dr. Pablo Laso, “siempre están a la vanguardia y al frente de la  innovación, dedicándose a sus pacientes y participando constantemente en congresos, estudios, etc.”

Se trata, pues, de un día a día intenso, del que han sido partícipes como másteres y en el que han sido instruidos de manera personalizada por los oftalmólogos de IMO, sus tutores, a quienes han acompañado tanto en quirófano como en consultas. “A lo largo de estos 12 meses hemos rotado con los diferentes doctores de nuestra subespecialidad y el hecho de poder ver su práctica nos ha dado la oportunidad de enfrentarnos al manejo de mucha patología compleja”, explica el Dr. Daniel Martín.

En paralelo, también han participado en las sesiones clínicas diarias, a cargo de los propios alumnos y del personal asistencial del Instituto para poner en común casos y novedades, así como en el taller de cirugía experimental (Wet Lab), donde han practicado sus aprendizajes quirúrgicos y nuevos “trucos” adquiridos. Por todo ello, uno de los consejos que dan a los nuevos másteres que acaban de tomar su relevo es que estén abiertos a absorber conocimientos para aprovechar al máximo la experiencia.

Etapa para dar lo mejor de uno mismo

Las expectativas que tenían al comienzo los ya ex alumnos se han visto superadas con el máster de IMO y encajan en gran medida con las de la promoción entrante, integrada por 8 nuevos doctores que buscan subespecializarse en el Instituto. Como destaca el Dr. Sergio Eguiza, máster 2016-2017 en córnea y cirugía refractiva, “en pocos sitios ofrecen una formación tan específica”, de la que la Dra. Alejandra Tapia espera “obtener las herramientas necesarias para desenvolverme con excelencia en mi ámbito de interés: la oculoplástica”.

Precisamente, el concepto de excelencia también ha atraído a la Dra. Maria Bové, de vítreo-retina, que confía en “aprender a tratar enfermedades poco frecuentes en otros centros, gracias a que IMO cuenta con los mejores expertos, la aplicación de las técnicas quirúrgicas más novedosas y servicios como el diagnóstico genético”. A esto, el Dr. Gustavo Martín, compañero de glaucoma, le suma el hecho de “tener acceso a los últimos avances y a la última tecnología, otro factor clave para llevar a cabo un entrenamiento óptimo en la subespecialidad elegida”.

Alumnos de máster de la nueva promoción 2016-2017, procedentes de varios puntos de España y de otros países, como Perú, Chile y Colombia, para formarse con los especialistas de IMO.

Nuevas generaciones al cuidado de la visión

Además de los 6 programas de máster, la oferta docente de IMO, suscrita a la UAB, incluye 3 postgrados en enfermería quirúrgica en oftalmología, fotografía ocular y optometría clínica, disciplina a la que pertenecen los 4 alumnos del nuevo curso. Es el caso de Ana Pérez, que hasta ahora ha trabajado siempre en tiendas ópticas y ha acudido al Instituto motivada por el deseo de ampliar su formación y adentrarse en la práctica clínica. Por el momento, sus primeras impresiones este mes han sido muy positivas: “En IMO no existe la pregunta tonta, ya que te dan confianza y libertad para profundizar en los diferentes temas y el trato es muy cercano”.

Como añade su compañero Ernesto Marco, “enseguida te sientes integrado en el equipo y coges soltura a la hora de tratar con los pacientes e identificar de manera más rápida sus perfiles y posibles patologías”. De hecho, este es uno de los principales objetivos que lo ha llevado a apuntarse al máster, así como “la posibilidad de abordar áreas como la baja visión o la terapia visual”.

Ernesto Marco, postgrado de este año, participando en las campañas de revisiones oculares de la Fundación IMO junto al equipo de optometristas y oftalmólogos del Instituto.

You may be interested in