Dr. Mateo: "Las nuevas tecnologías hacen más fácil, rápido y cómodo el tratamiento de patologías como la retinopatía diabética"

El Dr. Carlos Mateo de IMO hace una ponencia dentro del marco de la Conferencia Diabetes y Visión que tuvo lugar en el Instituto el pasado 14 de noviembre

Diabetes y Visión (2) Diagnóstico y pruebas. Dr. Mateo de IMO Barcelona

Existen distintas pruebas y tratamientos adecuados para los casos de retinopatía diabética, en los que las nuevas tecnologías han aportado una serie de mejoras significativas. En el paciente diabético es importante estudiar toda la retina, y no sólo la mácula o parte central, para prevenir afectaciones del campo visual que no detectan los test de visión.

Para el estudio de la retina periférica se hacen las llamadas angiografías de campo amplio (Optomap), que utilizan una tecnología muy nueva para observar la retina 200 grados (antes había que hacer 9 fotos para obtener esa imagen, y aun así era insuficiente). Lo que se busca con esta prueba es detectar zonas isquémicas de la retina, donde los vasos han desaparecido por acción de la retinopatía diabética. En esas zonas se produce una sustancia, el factor de proliferación vascular (VEGF), que crea nuevos vasos que crecen hacia la cavidad vítrea, generan tracción en la retina y pueden llegar a producir su desprendimiento.

En los casos de retinopatía isquémica el tratamiento de elección es la panretinofotocoagulación, un tratamiento con láser que permite quemar la zona de la retina isquémica para que deje de producir esos factores.

Antes se hacía punto a punto y era muy tediosa, pero recientemente disponemos de nuevas tecnologías que utilizan patrones (Pascal, PAttern SCAn Láser photocoagulation) que son mucho más rápidos. Si hace 25 años al paciente se le citaba hasta 5 veces, ahora puede realizarse de una sola vez en unos 10 minutos.

Para el estudio del área macular, la parte central de la retina, se utiliza el OCT (Tomografía de Coherencia Óptica), que permite analizar el grosor de la retina: si hay o no edema macular (primera causa de pérdida de visión en el paciente diabético) y si hay tracciones en la retina que puedan provocar desprendimiento.

El OCT se usa también para controlar la reducción del engrosamiento de la mácula con la aplicación de inyecciones intraoculares de esteroides o anti-VEGF. Se trata por tanto de una novedosa técnica que ayuda al diagnóstico precoz y al control de la evolución después del tratamiento.

You may be interested in