El 30 % de los tumores oculares que se diagnostican en IMO Grupo Miranza son malignos

Solicita visita en IMO COM VOLS DEMANAR CITA? PROGRAMA LA TEVA VISITA ET TRUQUEM NOSALTRES
revisión ocular en imo grupo miranza

A pesar de su reducido tamaño, el ojo puede albergar una gran variedad de procesos tumorales. Desde inofensivas lesiones pigmentadas, hasta otras más agresivas que amenazan tanto la salud ocular como el pronóstico vital del paciente.

Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, nuestros expertos te explican algunas claves sobre tumores oculares.

¿Qué son los tumores oculares?

Los tumores oculares son lesiones que pueden afectar a cualquier tejido del ojo. Sean malignos o no, deben ser evaluados y seguidos por un oftalmólogo.

Tipos de tumores oculares:
 

  • Tumores palpebrales
  • Tumores de órbita
  • Tumores intraoculares
  • Tumores que afectan a otras estructuras, como la conjuntiva, el iris, la vía lagrimal o el nervio óptico.

Según datos de la Comisión de Tumores de IMO Grupo Miranza, 3 de cada 10 tumores que se detectan en nuestras clínicas son malignos, “aunque tampoco hay que menospreciar los de naturaleza benigna que pueden comprometer estructuras oculares y poner en riesgo la visión”, nos explican. Es el caso de los hemangiomas orbitarios, cuyo desarrollo puede presionar el nervio óptico, así como los hemangiomas palpebrales en niños, que pueden provocar el descenso del párpado (ptosis) y afectar a su desarrollo visual. 

Los tumores palpebrales  son los más frecuentes –hasta el 50%– de los más de 200 tumores que se diagnostican anualmente en nuestras clínicas.

Signos que nos pueden alertar de la presencia de un tumor


Hasta alcanzar fases avanzadas, es habitual que muchas lesiones tumorales del ojo pasen desapercibidas. La Dra. Luz María Vásquez, presidenta de la Comisión de Tumores y especialista en oculoplástica de IMO Grupo Miranza, afirma que “los pacientes con tumores de órbita (cavidad que aloja el globo ocular) suelen visitar al oftalmólogo cuando, debido al tamaño del tumor, ya muestran algún signo, como:

  • Exoftalmos (impresión de “ojos saltones”)
  • Estrabismo (desviación ocular)
  • Pérdida de visión.

“Solo en algunos casos, la detección se realiza de forma accidental al acudir a consulta por motivos distintos y realizarse un TAC”.

Dra. Luz María Vásquez, presidenta de la Comisión de Tumores y especialista en oculoplástica de IMO Grupo Miranza.

Por otro lado, el Dr. José García-Arumí, experto del Departamento de Retina y Vítreo, destaca que “un desprendimiento de retina o una hemorragia intraocular pueden motivar la visita al especialista y revelar no solo la existencia de un tumor en el ojo, sino también de un tumor primario no diagnosticado en otros órganos”.

Así ocurre con frecuencia con las metástasis en la coroides (capa intermedia del globo ocular donde se producen 8 de cada 10 de metástasis en el ojo) de cánceres como el de mama o el de pulmón.

Tumores intraoculares, como el melanoma coroideo, cursan inicialmente sin síntomas en la mitad de los pacientes, por lo que la exploración rutinaria del fondo de ojo –sobre todo a partir de los 50 años– es clave para un diagnóstico precoz.

tumores intraoculares

 Alrededor de la mitad de tumores son de párpado, seguidos de los intraoculares (en la imagen), de órbita y de superficie ocular, según los datos de IMO, centro de referencia en el tratamiento de tumores.

Los carcinomas basocelulares, que suponen un 80-90% de los tumores malignos de párpados y son el tipo de cáncer de piel más frecuente, se confunden a menudo con orzuelos. Suelen aparecer en la madurez tras mucha exposición al sol y, debido a que no causan dolor y tienen un crecimiento lento.

 “Los carcinomas basocelulares si no se extraen, pueden acabar complicándose y llegando a poner en peligro el globo ocular”.

Dra. Luz María Vásquez, presidenta de la Comisión de Tumores y especialista en oculoplástica de IMO Grupo Miranza.

tumores de párpado

Ejemplo de un carcinoma basocelular palpebral detectado en fases precoces. Este tipo de tumor es muy común, sobre todo en personas de piel blanca, a partir de los 50 años, como consecuencia de los daños acumulativos del sol.