Glaucoma: cómo se ve con la enfermedad

El glaucoma es conocido como “el ladrón silencioso de la visión”. Esto se debe a que la mayoría de pacientes que inician la enfermedad no presentan síntomas.

Por este motivo, es muy importante que cualquier persona, especialmente si presenta factores de riesgo de padecer la patología, realice revisiones periódicas. En este sentido, el objetivo de los controles es detectar precozmente el glaucoma o cualquiera de sus factores de riesgo, como la hipertensión ocular. 

¿Cómo puedo notar que podría tener glaucoma?

En pacientes que presentan casos más avanzados de glaucoma, la pérdida de visión debida a esta enfermedad se asocia generalmente, a:

  • mala visión periférica o lateral
  • conforme avanza la patología, toma forma de visión de túnel, hasta acabar causando ceguera

Glaucoma cómo se ve

El glaucoma provoca mala visión periférica o lateral

Rompiendo el mito: visión y glaucoma

Sin embargo, la visión con glaucoma no siempre es así, ya que según su  tipo y tiempo de evolución, los síntomas visuales son muy variados. Algunos de ellos son los siguientes:

  • visión fluctuante o borrosa
  • se ven halos alrededor de las luces, que en ocasiones, se describen como arco iris
  • se percibe una neblina constante
  • hay pérdida de visión (que puede ser desde muy débil hasta severa)

Visión halos glaucoma

Los pacientes con glaucoma pueden percibir halos, alrededor de las luces

Además, de estos síntomas, existe un tipo de glaucoma poco frecuente pero que puede provocar graves lesiones oculares: el ataque agudo de glaucoma.

Dolor cabeza glaucoma

El dolor de cabeza es uno de los síntomas del ataque agudo de glaucoma

Las personas que lo padecen, pueden experimentar:

  • dolores de cabeza
  • dolor ocular
  • ojos rojos
  • nauseas
  • visión borrosa