Skinboosters

Consigue
3
efectos: hidrata, ilumina y suaviza
Combate
2
efectos: edad y radiación solar
Terapia en
1
sesión al mes durante un trimestre

¿Qué es?

Microinyecciones de ácido hialurónico de baja densidad y larga duración que nutren e hidratan la piel en profundidad. Al estimular la producción de colágeno y restablecerel hidrobalance cutáneo, los SkinBoosters mejoran la elasticidad y la estructura de la piel, dándole luminosidad y haciendo que luzca suave y tersa.

¿En qué casos se realiza?

Pacientes, generalmente, a partir de 30-35 años, cuando el paso de los años y otros factores como una mala alimentación o una exposición solar excesiva empiezan a hacer mella en la piel, que pierde su tonicidad. Algunas de las zonas más sensibles y sobre las que actúan los SkinBoosters son el rostro, el cuello y el escote.

Exámenes previos

  • Examen y evaluación personalizada del paciente.
  • Fotografías para valorar el estado del paciente antes y después del tratamiento.

Durante el tratamiento

  • Este tratamiento se realiza en consulta, de forma prácticamente indolora y mínimamente invasiva para el paciente.
  • El especialista en estética oculofacial aplica una pomada anestésica antes del tratamiento para disminuir posibles molestias.
  • A continuación, realiza múltiples punciones que inyectan pequeñas dosis de ácido hialurónico. Se trata de una sustancia de origen natural que penetra hasta las capas más profundas de la piel para rejuvenecerla desde el interior.
  • Inicialmente, se recomienda una sesión al mes durante 3 meses. Cada sesión dura entre 20 y 60 minutos, en función de la zona a tratar.

Tras el tratamiento

  • Puede surgir una ligera irritación o algún pequeño hematoma, que desaparece a los pocos días.
  • El paciente puede incorporarse de inmediato a su actividad cotidiana. No se requieren bajas ni cuidados especiales, aunque es aconsejable complementar el tratamiento con una buena protección solar y una correcta hidratación para prolongar los efectos.
  • Los resultados pueden apreciarse a la semana de tratamiento, aunque es tras la segunda sesión que se hacen realmente visibles. El efecto permanece entre medio año y un año, en función de la piel y de los cuidados generales del paciente, por lo que pasado ese tiempo se aconseja realizar sesiones de mantenimiento.

Preguntas frecuentes

Nuestros especialistas