IMO Instituto de Microcirugía Ocular

patologías-y-tumores-de-la-órbita-ocular

IMO, centro de referencia en el tratamiento de patologías y tumores de la órbita ocular

La complejidad de la cirugía orbitaria hace indispensable ponerse en manos expertas desde el primer momento, con el objetivo de evitar complicaciones y garantizar un buen pronóstico.

El exoftalmos, que se produce cuando el globo ocular sobresale de la órbita, es, además de un problema estético, un signo de alarma para acudir al oftalmólogo. Detrás de los “ojos saltones”, pueden esconderse patologías graves como la orbitopatía tiroidea o determinados tumores orbitarios, cuyo abordaje experto es clave a la hora de determinar el pronóstico de la enfermedad.

El Dr. Ramón Medel, al frente del Departamento de Oculoplástica de IMO y referente en nuestro país en el campo de la patología orbitaria, goza de una larga experiencia en el manejo de pacientes con orbitopatía tiroidea, la enfermedad más frecuente de la órbita, que afecta a un 50% de las personas con hipertiroidismo.

Una intervención de extrema complejidad

Dado que la órbita es una cavidad rígida, el tratamiento de esta patología inflamatoria pasa por ganar el espacio que se pierde con el engrosamiento de la grasa orbitaria y de los músculos que rodean el ojo. Es lo que se conoce como descompresión orbitaria, y que se consigue mediante la apertura de las paredes del hueso en una cirugía al alcance de muy pocos especialistas.

Según explica el Dr. Ramón Medel, “se trata de una intervención quirúrgica de gran complejidad, ya que debemos acceder a la órbita sin dañar las estructuras oculares”. Esta es, para muchos pacientes que acuden a IMO, una “solución urgente”, añade la Dra. Eva Ayala, del Departamento de Oculoplástica del Instituto.

Como destaca la oftalmóloga, “la orbitopatía tiroidea, además de provocar exoftalmos, estrabismo y retracción palpebral, puede dañar la córnea y el nervio óptico, llegando a causar ceguera irreversible”. De ahí la importancia de ponerse desde el primer momento en manos de profesionales especializados para garantizar una rehabilitación completa.

imo57050-(1)

El cirujano determina el pronóstico

Actuar de manera rápida, eficaz y segura es igualmente imprescindible en el diagnóstico y tratamiento de los tumores orbitarios que, a pesar de no ser directamente visibles, suelen manifestarse en forma de exoftalmos. Por ello, hay que estar especialmente atentos a este síntoma.

“Hemos de ser conscientes de que, en el caso de que el tumor sea maligno, el tiempo puede ser crucial para salvar el ojo, la visión e, incluso, la vida del paciente”, enfatiza el Dr. Medel, quien asegura que “el primer cirujano que trata el caso es el que marca el pronóstico”. La Dra. Ayala constata que “hay que lograr la extirpación completa del tumor, cuya particular localización requiere de un cirujano experto, capaz de manejarse en un espacio reducido, donde se encuentran estructuras oculares muy delicadas”.

Para ello, es de gran utilidad un instrumento único en España para la compleja cirugía orbitaria: el microscopio de cabeza, gracias al cual el oftalmólogo oculoplástico puede gozar de libertad de movimiento sin renunciar a una visualización precisa y detallada.

Hacia un tratamiento mínimamente invasivo

La aplicación de la última tecnología y el conocimiento de los especialistas en oculoplástica de IMO hacen posible llevar a cabo técnicas de microincisión que, practicadas con anestesia local y sin necesidad de ingreso, permiten obtener los mejores resultados funcionales y estéticos, además de reducir el postoperatorio y el tiempo de recuperación.

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los pacientes y avanzar hacia un tratamiento mínimamente invasivo, incluso en los casos más severos, el Departamento de Oculoplástica de IMO está involucrado en el desarrollo de nuevas líneas de estudio y, actualmente, es el único centro en España que realiza braquiterapia asociada a cirugía en tumores malignos de la glándula lagrimal.

“Esta innovación nos permite aplicar la máxima dosis de radiación de forma muy selectiva, de modo que reducimos los efectos secundarios para el paciente con este tipo de tumores orbitarios, especialmente complicados de abordar”, concluye el Dr. Medel.

Suscríbete a nuestras novedades



Debes estar logueado para publicar un comentario.

Artículos relacionados

Contactar

Certificaciones:

Colaborador oficial de: