IMO Instituto de Microcirugía Ocular

ullsdelmon2

Ulls del món: “Esta labor es posible gracias a un gran número de instituciones, empresas privadas y más de 700 voluntarios y voluntarias con mucha ilusión”

Además de las actividades centrales, como son las visitas y las intervenciones quirúrgicas, destacan las actuaciones organizadas para favorecer el desarrollo de las infraestructuras, como la creación de unidades oftalmológicas completas en los diferentes países y la puesta en marcha de talleres de óptica

Todas estas iniciativas permiten a las personas con deficiencias visuales tener acceso a gafas y recuperar su autonomía, así como la asistencia sanitaria primaria. En este último campo, Ulls del món ha organizado en su década de vida más de 220 expediciones médicas a los territorios donde trabaja, que han realizado unas 70.000 visitas oculares y 7.700 intervenciones quirúrgicas a personas con problemas oculares y sin recursos económicos.

Gracias a la Fundación, estas personas han vuelto a ver, recuperando de esta manera su autonomía y la capacidad de volver a realizar tareas tan básicas como estudiar, trabajar o atender a la familia. En definitiva, han dado un paso adelante para salir de la situación de pobreza en que se encuentran. Cuando Ulls del món llegó a los campamentos saharauis, Mozambique, Bolivia y Malí, gran parte de la población se quedaba ciega por causas prevenibles o curables ya que estos territorios no tenían acceso a técnicas relativamente sencillas que en nuestro entorno permiten hacer frente a patologías como las cataratas.

Actualmente, en todos ellos se ofrece atención oftalmológica y óptica como parte del sistema público de salud y de la mano de los propios profesionales sanitarios locales.
Todas estas actuaciones se han organizado en el marco del programa Visión 2020: El Derecho a Ver, iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB), de cuyo Consejo Asesor forma parte Ulls del món y cuyo objetivo es erradicar la ceguera evitable antes del año 2020.

La proyección internacional de la Fundación se completa con la existencia de núcleos territoriales en Portugal y Argentina, que se suman a las delegaciones del País Vasco, Andalucía y Valencia, y a colaboradores procedentes de Francia, Reino Unido, Suiza o Brasil, entre otros.

En 2001, Ulls del món comenzó este camino con pocos recursos y mucha ilusión. Ahora cuenta con un presupuesto que multiplica casi por treinta las aportaciones fundacionales iniciales y dispone de una estructura amplia y profesionalizada que le permite hacer frente al reto que supone la lucha contra la ceguera evitable en los territorios con menos recursos. Diez años después, la Fundación mantiene intactas las ganas de seguir abriendo los ojos al mundo, principalmente a las personas de los países más pobres a quien vuelve la visión y también a las sociedades de nuestro entorno, a quien sensibiliza sobre las deficiencias sanitarias existentes en estos territorios.

La labor de Ulls del món es posible gracias a un gran número de instituciones, empresas privadas y más de 700 voluntarios y voluntarias, entre oftalmólogos, instrumentistas, optometristas, técnicos de equipos y otros profesionales, que aportan de forma solidaria sus conocimientos y su trabajo en beneficio de las personas con deficiencias oculares.

Suscríbete a nuestras novedades



Artículos relacionados

Contactar